Misa Funeraria Católica

 

La Misa Funeraria Católica es el acto litúrgico supremo relacionado con el difunto: recomienda el amor y la misericordia de Dios, pide perdón de sus pecados, y conforta su familia y sus amigos. Los católicos pueden obtener otros beneficios, como Gracia para las almas del Purgatorio, porque la misa tiene un valor infinito. La misa también puede operar transformaciones espirituales en los miembros de la congregación: renuevan una perspectiva de la vida, acérquense a Dios y aumentan su espiritualidad. La creciente secularización reta los ritos funerarios de la Iglesia. Católicos devotos deben informar a sus familias, incluso estipulando en testamentos, el derecho de la Misa Funeraria Católico.

El celebrante inciensa el ataúd a la entrada de la iglesia para recordar a la congregación que sus oraciones se dirigen a Dios para que el alma del difunto puede ascender al cielo Entonces el ataúd es llevado cerca del altar y del cirio pascual, que representa la luz de Cristo que disipa las tinieblas del pecado y asegura la vida eterna.

La asamblea canta himnos, incluso antes del ataúd ser llevado a la iglesia, que exaltan la liturgia eucarística de la vida eterna, y proveen consuelo a los dolientes. Muchas parroquias permiten a la familia del difunto la selección de la música sagrada y de las lecturas bíblicas.

La misa no incluye la alabanza para el difunto, porque la asamblea alaba a Dios, en lugar del difunto, para que su alma llegue el descanso eterno, y la asamblea se une al Redentor en la ofrenda de sí mismo a nuestro Padre Celestial. La Iglesia Católica insiste que el velorio es el foro adecuado para recordar el pasado y el intercambio de información sobre la vida del fallecido, porque un elogio no es litúrgico. Diáconos frecuentemente ofician el servicio litúrgico de la Iglesia en los velorios.

Advertisements
This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.