Gracia

 

Gracia, actual y santificadora, es un don espontáneo de amor y misericordia de Dios para salvar la humanidad. La gracia santificante transforma al pecador en un hijo de Dios, es una parte permanente del alma mientras no cometemos un pecado mortal, y podemos recuperar la filiación divina en el sacrameno de la Penitencia. La gracia divina actual consiste en impulsos transitorios debidos a actos benéficos, en consideración de los méritos de Cristo, para unión con Dios y crecimiento espiritual.

La gracia santificante es conferida por la recepción válida de los sacramentos: 

• La gracia santificante se comunica en el Bautismo, la Penitencia y la Unción de los Enfermos;
• La gracia santificante aumenta siempre cuando se recibe un sacramento en el estado de gracia;
• La gracia actual es conferida por todos los sacramentos;
• El carácter sacramental está impreso indeleblemente en el alma en el Bautismo, la Confirmación, y el Sacerdocio;
• La gracia sacramental distintiva es impartida por cada sacramento, correspondiendo a sus respectivos propósitos en la vida sobrenatural del alma.

Los siete sacramentos son sagrados, signos e instrumentos de la gracia y ocasiones especiales de la gracia. Los católicos pueden también aumentar la gracia santificante con oración y obras de misericordia, y deben ejercer vigilancia sobre intenciones y acciones para evitar pecados veniales.

Advertisements
This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.