Interacción con el Espíritu Santo

 

Yo había meditado sobre los dones del Espíritu Santo durante la Hora Eucarística, el 8 de Junio de 2012, y la siguiente metáfora me inspiré: somos los aerogeneradores y el Espíritu Santo es el viento. Sopla la turbina cuando y como quiere… la turbina se rinde ante el viento.

Cuando nos rendimos al Consolador, Él nos concede sus dones como quiere y nos convertimos en sus instrumentos, porque entregamos nuestro intelecto y nuestra voluntad a Su control. Santo Tomás de Aquino dijo: los dones de sabiduría, entendimiento, conocimiento y consejo dirigen nuestro intelecto, mientras que la fortaleza, piedad y temor de Dios dirigen nuestra voluntad.

El día después de la meditación eucarística, me desperté bajo una mezcla de emociones, mientras que un mensaje claro e inequívoco penetró mi mente: “tu sufrimiento es tu tesoro”. Yo había revivido el Sufrimiento de una familia en la Hora Eucarística.

Nací en Horta, Azores, una región autónoma de Portugal devota de su patrón, el Espíritu Santo. Él puede renovar la faz de la tierra, si nos entregamos a su gestión, porque el don de la Sabiduría nos permite colocar al mundo en una perspectiva divina, y entendemos que nuestro prójimo es nuestro hermano e hijo de Dios.

Advertisements
This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.