Discernimiento: Espíritus Buenos y Malos

 

Visité en una agradable mañana de Junio de 2012, un centro de salud para un examen de sangre regular. Sin embargo, tuve una premonición terrible cuando entré en el laboratorio: la intuición me advirtió que Satanás vagaba allí.

Este es el primer párrafo del artículo Víctima de Secta Satánica. Un lector de mi blog me interrogó acerca de la premonición satánica y he remitido al lector a un exorcista experimentado. Yo no hubiera captado el don carismático de discernimiento, y el artículo Nueve Carismas no me ayudó a distinguir entre los espíritus.

Yo sabía que el Hombre Sediento de Dios emanaba de un espíritu bueno, quizás era el Espíritu Santo, porque El quería comunicarse conmigo tan pronto como salí de la iglesia. El Diálogo con el Espíritu Santo describe la comunicación clara y inequívoca. Un lector de mi blog me aconsejó a someterme a un examen psiquico cuando leyó el artículo. Visité a un teólogo católico romano que tenia un doctorado en Psicología, y el ha concluido que he tenido experiencias místicas y mi cerebro estaba funcionando normalmente.

El Espíritu Santo da discernimiento de espíritus a algunos cristianos como le plazca. El siguiente relato, editado por brevedad, se refiere a Cultos Satánicos Modernos:

“Un amigo tomó su hijo de 4 años de edad, para una exposición de arte al lado de un museo de arte. El niño se detuvo cuando entraron en la tienda de exhibiciones y dijo: ‘Mami, no podemos entrar aquí, porque este lugar es malo.’ Teresa sintió la presencia del mismo mal. La madre y el hijo más tarde dieron cuenta que tenían el don de discernimiento debido a una secta satánica que había patrocinado la exposición.”

El Apóstol Pablo narra un encuentro con un espíritu maligno en la forma siguiente:

“Sucedió que al ir nosotros al lugar de oración, nos vino al encuentro una muchacha esclava poseída de un espíritu adivino, que pronunciando oráculos producía mucho dinero a sus amos. Nos seguía a Pablo y a nosotros gritando: ‘Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, que os anuncian un camino de salvación.’ Venía haciendo esto durante muchos días. Cansado Pablo, se volvió y dijo al espíritu: ‘En nombre de Jesucristo te mando que salgas de ella.’ Y en el mismo instante salió.” (Hechos 16:16-18)

El Cuerpo Místico de Cristo necesita desesperadamente el don de discernimiento de espíritus en El Fin de los Tiempos debido a la proliferación de los falsos profetas. Muchos cristianos descartan este don carismático del Espíritu Santo, porque es tan sobrenatural en origen y manifestación que ellos no pueden lo entender en forma naturalista, y la iglesia pierde cuando el don no se promueve y ejerce. San Juan nos aconseja: “Queridos míos, no se fíen de cualquier inspiración. Examinen los espíritus para ver si vienen de Dios, porque andan por el mundo muchos falsos profetas.”  (1 Juan 4:1)

Advertisements
This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.