Parábola del Rico Insensato

 

“Les dijo una parábola: Los campos de cierto hombre rico dieron mucho fruto; y pensaba entre sí, diciendo: ‘¿Qué haré, pues no tengo donde reunir mi cosecha?’ Y dijo: ‘Voy a hacer esto: Voy a demoler mis graneros, y edificaré otros más grandes y reuniré allí todo mi trigo y mis bienes, y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes en reserva para muchos años. Descansa, come, bebe, banquetea.’ Pero Dios le dijo: ‘¡Necio! Esta misma noche te reclamarán el alma; las cosas que preparaste, ¿para quién serán?’ Así es el que atesora riquezas para sí, y no se enriquece en orden a Dios.”   (Lucas 12:16-21)

La parábola de Jesús muestra el comportamiento de un hombre codicioso y ambicioso con una sola preocupación: trabajar para acumular bienes materiales. Sabemos poco de él, pero podemos imaginar que él no se preocupaba por ayudar a los pobres, indigentes y hambrientos. El monólogo del agricultor es egoísta, porque la persona que se centra en la propiedad, posición social o logros puede ignorar fácilmente a Dios y al prójimo.

La riqueza material no trae seguridad y felicidad. Debemos acumular riquezas para el Reino de Dios, Jesús dijo! Ricos delante de Dios son los que no acumulan riquezas para sí, sino para el bien de los demás. Estos ricos trabajan por el bien común, y no son tacaños o pródigos. El verdadero rico ama a su prójimo, y mantienen sus graneros de las buenas obras que desbordan para la eternidad.

San Basilio de Cesarea, Obispo griego y doctor de la Iglesia del siglo IV, hizo hincapié en que las riquezas son un regalo de Dios distribuido desigualmente de modo que algunos son convertidos por la paciencia y la humildad, mientras que otros ganan tesoros espirituales en la distribución de sus bienes. La riqueza no es mala, pero el avaro es imprudente, porque se olvida de que él sólo está administrando los bienes que Dios le ha dado.

¡Esta parábola es una advertencia! Tenemos que trabajar y ahorrar para el futuro, pero hay que recordar que sólo estamos de paso en este mundo, no sabemos si vamos a vivir mañana, y debemos amar a nuestro prójimo. Presento estadísticas mundiales sombrías del año 2013 en el contexto de la parábola: la población se compone de aproximadamente 7,1 mil millones de personas, y 1% controla 46% de la riqueza según lo informó por Reuters el 9 de Octubre.

Advertisements
This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.