Cielo o Infierno

 

El Espíritu Santo me ha inspirado para revisar los artículos horribles Víctima de Secta Satánica y Cultos Satánicos Modernos en cuatro idiomas para darle una visión del Infierno. Ambos artículos comprenden una avalancha del mal y el horror que observamos puede sorprender la mayoría de la gente, pero ten en cuenta que el Espíritu Santo no quiere que usted sea sorprendido cuando va a morir o a obervar La Segunda Venida de Cristo.

Presenté los atributos esenciales de Dios y Satanás en el último párrafo del artículo Regresa Dios a la Escuela:

Dios es el Creador y controlador del universo. Él es omnipresente, omnisciente, omnipotente y todo generoso. Dios también es eterno, la fuente sublime de la ética, y el dador de la Gracia, que incluye la Fe para creer en Su existencia. Satanás es una sola entidad, el ángel principal a rebelarse contra Dios, y así originando todo el mal en el mundo. Dios creó al hombre y le dio la libertad de elegir entre el Creador y Satanás, que quiere transformar la Tierra en el Infierno y se regocija por matanzas.

He asistido recientemente a una misa de cuerpo presente en que el celebrante predicó que la vida es corta, frágil y transitoria, algunas personas mueren jóvenes, y cada persona debe decidir en vida donde él o ella quiere residir eternamente después de la vida: el Cielo o el Infierno. Hermanos, nosotros recogemos el Cielo y vivimos de acuerdo con nuestra nobleza de Hijos de Dios y Herederos de Su Reino.

Somos la generación de la Segunda Venida, y Pablo nos aconseja a estar alerta y sobrio porque Cristo vendrá como un ladrón en la noche.

”Ahora bien, hermanos, con respecto a los tiempos y a las épocas, no tienen necesidad de que se les escriba nada. Pues ustedes mismos saben perfectamente que el día del Señor vendrá así como un ladrón en la noche; que cuando estén diciendo: ‘Paz y seguridad,’ entonces la destrucción vendrá sobre ellos repentinamente, como dolores de parto a una mujer que está encinta, y no escaparán.
Pero ustedes, hermanos, no están en tinieblas, para que el día los sorprenda como ladrón; porque todos ustedes son hijos de la luz e hijos del día. No somos de la noche ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los demás, sino estemos alerta y seamos sobrios (tengamos dominio propio).”   (1 Tesalonicenses 5:1-6)

Pablo se dirige a La Tribulación, los 7 años anteriores al Retorno del Cristo, y a La Gran Tribulación, los últimos 42 meses (2 Tesalonicenses 2). Acontecimientos que condujeron a la Segunda Venida de Cristo se desarrollarán rápidamente con un aumento consistente del mal en el mundo. Hermanos, se arrepienten y creen en el Evangelio.

Advertisements
This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.