TRATADO DE 7 AÑOS

 

El Anticristo firmará un tratado con Israel de 7 años, poco después de la guerra de Gog y Magog, y el momento de la firma marca el comienzo de la Tribulación de siete años.

“Y él hará un pacto firme con muchos por una semana, pero a la mitad de la semana pondrá fin al sacrificio y a la ofrenda de cereal. Sobre el ala de abominaciones vendrá el desolador, hasta que una destrucción completa, la que está decretada, sea derramada sobre el desolador.”  (Daniel 9:27)

Una semana tiene 7 días y 1 día corresponde a 1 año. Los últimos 42 meses constituyen La Gran Tribulación, e Abominación de la Desolación es el evento clave inmediatamente anterior a La Gran Tribulación y es la última oportunidad para huir de El Anticristo. Consulte el artículo Señales de Advertencia para Huir Israel.

La construcción del Tercero Templo de Jerusalén tendrá lugar durante los primeros 42 meses de la Tribulación. La Gran Tribulación comenzará cuando el Anticristo tomar asiento en el templo, y terminará en La Segunda Venida de Cristo.

“Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y a nuestra reunión con El, os rogamos, hermanos,  que no seáis sacudidos fácilmente en vuestro modo de pensar, ni os alarméis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera de nosotros, en el sentido de que el día del Señor ha llegado. Que nadie os engañe en ninguna manera, porque no vendrá sin que primero venga la apostasía y sea revelado el hombre de pecado, el hijo de perdición,  el cual se opone y se exalta sobre todo lo que se llama dios o es objeto de culto, de manera que se sienta en el templo de Dios, presentándose como si fuera Dios.  ¿No os acordáis de que cuando yo estaba todavía con vosotros os decía esto?  Y vosotros sabéis lo que lo detiene por ahora, para ser revelado a su debido tiempo.  Porque el misterio de la iniquidad ya está en acción, sólo que aquel que por ahora lo detiene, lo hará hasta que él mismo sea quitado de en medio.  Y entonces será revelado ese inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida;  inicuo cuya venida es conforme a la actividad de Satanás, con todo poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, porque no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les enviará un poder engañoso, para que crean en la mentira, a fin de que sean juzgados todos los que no creyeron en la verdad sino que se complacieron en la iniquidad.”  (2 Tesalonicenses 2:1-12)

Advertisements
This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.