Virtudes Teologales

 

Las tres virtudes teologales, Fe, Esperanza y Caridad, permiten al hombre a compartir la naturaleza divina, porque se refieren directamente a Dios y permiten que Él infunda las virtudes directamente en el alma para hacernos hijos de Dios y para merecernos la vida eterna. Las virtudes disponen a los cristianos a vivir en relación con la Santísima Trinidad, Que es la origen, lo motivo y lo objeto de las virtudes.

Las virtudes y los siete dones del Espíritu Santo son principales poderes sobrenaturales otorgados a nuestras almas con la Gracia santificante. El Consolador imparte las virtudes teológicas en el sacramento del Bautismo para amar, servir y glorificar a Dios, y para lograr nuestra salvación.

Las virtudes teologales nos inclinan a Dios pero debemos perfeccionarlas, porque de lo contrario permanecen latentes. Las virtudes son hábitos sobrenaturales mejorados por buenos actos repetidos, como la oración, la recepción de los sacramentos y los actos de misericordia.

Advertisements
This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.