María y el Espiritu Santo

 

El artículo Corredentora, Mediadora y Abogada destaca la promulgación del dogma para provocar una nueva efusión del Espíritu Santo. Una correlación entre el Espíritu Santo y María es evidentemente fuerte. San Maximiliano Kolbe (1894-1941) dedicó su vida a desarrollar una teología Mariana que revela la relación oculta entre María y el Espíritu Santo.

El santo ha considerado María con un lugar preeminente en el plan de salvación de Dios como una cooperadora consciente con toda la gracia de Dios al hombre. Toda la gracia nos viene de Dios Padre, por los méritos de Cristo, y se distribuye por el Espíritu Santo a través de María según el plan de salvación de Dios. La Santísima Virgen ha declarado en Medjugorge en su aparición del 25 de Octubre de 2015:

“Queridos hijos! Mi oración también hoy es para todos ustedes, especialmente para aquellos que se han vuelto duros de corazón a mi llamado. Ustedes viven días de gracia y no son conscientes de los dones que Dios les da a través de mi presencia.”

La especial relación entre María y el Espíritu Santo ha provenido de la Inmaculada Concepción de María por el poder del Espíritu Santo. Dios el Padre y el Hijo han deseado que María fuese unida a su Espíritu común del amor de manera estrecha e íntima que permitiría al Espíritu Santo llevar a cabo la Encarnación del Verbo en su vientre, por lo que María sería la Madre de Dios; esta unión permitió a María ser el instrumento del Espíritu Santo para distribuir todas las gracias merecidas por Cristo, y la intervención del Espíritu Santo en María fue un momento culminante en la historia de la salvación.

Kolbe intentó penetrar la relación única y oculta de María con el Espíritu Santo. El santo examinó las palabras de María a Bernardita en Lourdes: “Yo soy la Inmaculada Concepción”. Indican que ella fue concebida sin pecado y se mantuvo inmaculada. Kolbe dijo que María es la creada Inmaculada Concepción a través del amor de Dios y la obra del Espíritu Santo para ser una criatura única llena de gracia y destinada a ser la Madre de Dios, y el Espíritu Santo es el Increado, Eterno Inmaculada Concepción, que fue “concebido” en el perfecto amor que fluye eternamente entre Dios el Padre y el Hijo. María es la Inmaculada Concepción Creada en persona por el trabajo directo del Increado Inmaculada Concepción. Ambas concepciones son frutos del amor de Dios.

María es plenamente humana, porque ella recibió su naturaleza humana de sus padres naturales. La diferencia entre María y el resto de la Humanidad se refiere a la gracia, porque Dios la dio una gracia singular y un privilegio en su concepción que la hizo creada Inmaculada Concepción y se unió inefablemente al Espíritu Santo para ser la Madre de Dios y cooperar con toda la gracia que viene de Dios para la Humanidad.

Es debido a la gracia singular y privilegio, dados sólo a María que ella puede decir: “Yo soy la Inmaculada Concepción”. Esa gracia, que la unió de una manera inefable al Espíritu Santo, le permitió ser la Madre de Dios. Sólo María fue preservada del pecado desde el momento de su concepción, sólo ella está unida de manera oculta, misteriosa al Espíritu Santo, y es la Madre de Jesucristo, la Palabra hecha carne. También colaboró con la muerte redentora de su Hijo, y ahora coopera con el Espíritu Santo en la distribución de toda la gracia merecida por su Hijo.

La gracia singular dada a María en su concepción la une y la configura de una manera especialmente inefable al Espíritu Santo, que la permitió reflejar en su alma el poder divino del amor fecundo. El Espíritu Santo es Amor en Persona que es receptiva y fructífera. Él es totalmente receptivo al amor que fluye eternamente entre el Padre y el Hijo, y hace este amor fecundo lo vertiendo sucesivamente en abundancia infinita. Como Kolbe dijo: “El Espíritu Santo hizo María fructífera, desde el primer instante de su existencia, durante toda su vida, y por toda la eternidad.” María es Mediadora de todas las gracias merecidas por Cristo, y ella es especial en el plan de salvación de Dios: ella es la madre de Jesucristo y el instrumento del Espíritu Santo.

La gracia singular y el privilegio concedidos a María tienen un doble propósito: primero, María será la Madre de Dios, y a través de ella vendrá Jesucristo, la fuente de toda la gracia; y segundo, María será el vivo instrumento humano del Espíritu Santo a través de lo cual se distribuirá todas las gracias merecidas por Cristo. “Como Madre de Jesús nuestro salvador, María fue la Corredentora de la raza humana; como la esposa del Espíritu Santo, ella comparte en la distribución de todas las gracias,” dijo Kolbe.

San Maximiliano declaró que “toda la gracia viene en última instancia de parte del Padre, por los méritos de Cristo, y se distribuye por el Espíritu Santo.” Nuestra respuesta a Dios sigue el orden invertido: pasamos por el Espíritu Santo a Cristo y por Cristo a Dios Padre. El Espíritu Santo usa María como su “vivo instrumento humano” para distribuir todas las gracias. Ellas vienen a nosotros a través de la ayuda maternal de María y su poderosa intercesión. Si sabemos que la gracia llega a nosotros a través del Espíritu Santo y que debemos responder a la gracia de Dios pasandor por el Espíritu Santo que trabaja sólo en y por medio de María, entonces reconecemos la necesidad de recurrir a la Santísima Madre.

Advertisements
This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.