Sor Faustina Visita el Purgatorio

 

“[La noche siguiente] vi a mi Ángel de la Guarda, que me ordenó que le siguiera. En un momento yo estaba en un lugar brumoso lleno de fuego en la que había una gran multitud de almas sufrientes. Ellas estaban orando fervientemente, pero fue en vano, por sí mismos; sólo nosotros podemos acudir en su ayuda. Las llamas que ardían ellas no me tocaban en absoluto. Mi ángel de la guarda no me dejó por un instante. Pregunté a estas almas lo que era su mayor sufrimiento. Me respondieron con una sola voz que su mayor tormento era anhelo de Dios. Vi Nuestra Señora a visitar las almas del PURGATORIO. Las almas le llaman ‘La Estrella del Mar’.  Ella les trae refresco. Quería hablar con ellas un poco más, pero mi ángel de la guarda me hizo señas para salir. Salimos de esa prisión del sufrimiento. [Oí una voz interior], que dijo: Mi misericordia no quiere esto, pero la justicia lo exige. Desde entonces, estoy en comunión más estrecha con las almas sufrientes.”  (Diario 20)

El mayor tormento de las almas del Purgatorio es anhelo de Dios, porque el hombre solamente obtiene la felicidad completa en el Reino de Dios. Estoy orando por las almas cerca a alcanzar la purificación completa para saliren del Purgatorio más temprano, porque La Segunda Venida de Cristo está cerca y entonces todas las almas del Purgatorio irán para el Cielo en la Segunda Venida.

Debemos esforzarnos para reducir significativamente la población del Purgatorio porque Sor Faustina hace una gran multitud sufriendo allí. “Desde entonces, estoy en comunión más estrecha con las almas sufrientes,” dijo Sor Faustina. La Santísima Madre, la distribuidora de todas las gracias, estaba también a visitar el Purgatorio para llevar consuelo a las almas. Oremos a María por las almas del Purgatorio, particularmente para los miembros de nuestras familias y por las almas a punto de tránsitar al Cielo.

Nuestro Dios infinitamente misericordioso dice “Mi misericordia no quiere esto, sino la justicia lo exige.” Vamos a acercarnos a Dios y a buscar el sacramento de la Penitencia. Somos la generación de La Segunda Venida de Cristo en la necesidad de energía para enfrentar El Anticristo y otros poderes del mal.

Advertisements
This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.