El Castigo Temporal

 

El pecado incurre dos castigos: eterno y temporal. El castigo eterno condena el alma a una eternidad en el infierno, pero este castigo es remitido a través del perdón de los pecados. La pena temporal requiere expiación o reparación de los pecados, y se mantiene incluso después de que los pecados son perdonados.  La diferencia entre los castigos eterno y temporal es que el castigo temporal se mantiene sólo hasta la expiación. La pena temporal es el método de Dios de la disciplina amorosa: “además, habéis olvidado la exhortación que como a hijos se los dirige: Hijo mio, no tengas en poco la disciplina del Señor, ni te desanimes al ser reprendido por El.”   (Hebreos 12: 5)

El Catecismo de la Iglesia Católica (CIC) ha identificado tradicionalmente tres formas principales para expiar los pecados: la oración, el ayuno y la limosna.  Cualquier buen trabajo o sacrificio expía el pecado, así como sufrir con paciencia e ofrecer nuestros sufrimientos en satisfacción de nuestros pecados (CIC 1459-1460).  Cristo redimió la humanidad a través del Sufrimiento  y el Espíritu Santo me dijo “tu sufrimiento es tu tesoro“.  Consulte el artículo Interacción con el Espíritu Santo.

Hay otro método de expiación, y es la obtención de indulgencias. La indulgencia es la remisión de la pena temporal por los pecados, ya perdonados (CIC 1471).  Los méritos ganados por Cristo fueron suficientes para expiar todos los pecados, y estas ventajas, combinadas con los méritos de María y de los santos forman el tesoro espiritual de la Iglesia (CIC 1476).  Es a partir de este tesoro que la Iglesia concede indulgencias para la remisión de la pena temporal, cuando se realiza una cierta oración o trabajo.  Una indulgencia plenaria remite toda la pena de del pecador, mientras que una indulgencia parcial remite una parte del castigo.  Consulte el artículo de La Indulgencia Plenaria.

Si uno no ha expiado plenamente sus pecados antes de morir, hay que expiar sus pecados en el purgatorio (CIC 1030), antes de avanzar para al cielo. Los católicos siempre han rezado por las almas del purgatorio, porque “es una idea santa y provechosa orar por los muertos, para que se vean libres de sus pecados.”  (2 Mac. 12:46)

Advertisements
This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.