La Oración Silenciosa

 

Es cada vez más difícil oír la voz de Dios ya que el ruido ha aumentado constantemente en el mundo y en nuestras vidas. Cuanto más tiempo pasamos en silencio la mayor claridad obtenemos para escuchar la voz de Dios. El silencio y la soledad son los ingredientes claves para el Crecimiento Espiritual.

La claridad surge generalmente del silencio. Personas movidas por la pasión y el propósito pasan algún tiempo en silencio y soledad para meditar sobre el propósito de sus vidas, ya que es en el silencio que encontramos a Dios y nuestro verdadero ser. Podemos orar para buscar la voluntad de Dios para nuestras vidas, pero sin el silencio se hace casi imposible discernir la voluntad de Dios.

Un Católico Dinámico busca lugares tranquilos para oír la voluntad de Dios y luego él trata de la satisfacer al máximo de su capacidad. Frecuentemente nos resistimos a la voluntad de Dios en lugar de rendirnos a su perfecto plan para nuestras vidas, mientras Católicos Dinámicos están comprometidos a escuchar la voz de Dios en sus vidas.

Advertisements
This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.