La Generosidad

 

El mundo propuse el egoísmo mientras Dios propuse la generosidad.  La felicidad que experimentamos a través del egoísmo es fugaz porque depende de circunstancias externas, sino la felicidad que experimentamos a través de la generosidad tiene raíces en Dios y es experimentada dentro de nosotros.

La generosidad de Dios y de los grandes personajes en los evangelios, por ejemplo los apóstoles y la Virgen María, es impresionante, porque los evangelios son una historia del triunfo de la generosidad.

La generosidad es fundamental al Cristianismo, porque es a través la generosidad que materializamos el amor de Dios al prójimo.  Dios es generoso y quiere que vivamos  generosamente promoviendo la custodia y la caridad, mientras el mundo promueve la propiedad y la riqueza.  Dios funciona en la abundancia y el mundo en la escasez.  El mundo muestra lo que nos falta y Dios lo que poseemos.

Advertisements
This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.