Luz de María: la Voz del Cielo

 

Luz de María nació en Costa Rica y actualmente vive en Argentina. La familia, con profundas raíces católicas, foment  la devoción a la Santísima Trinidad y una gran proximidad con la Santísima Virgen María y los Ángeles.

Durante la Semana Santa del año 1990, tuvo lugar el encuentro definitivo con la Santísima Virgen. Ella anunció a a Luz de María la recuperación física de una enfermedad que sufrió y la recibó e de una manera especial para prepararla para el encuentro con Su Divino Hijo, para comenzar una larga misión que el Cielo la había designado.

Luz de María se casó entonces, formando un hogar en el cual, con el paso de los años, se produjeron manifestaciones de la naturaleza divina, precisamente después de una enfermedad que sufría y que la hizo permanecer en total reclusión. La Santísima Madre lideró Luz de María a profundas experiencias con Jesucristo y varios santos, especialmente San Miguel Arcángel.

Al principio, los llamamientos y mensajes eran personales, dedicados a la preparación y formación para la misión. Fueron gradualmente dirigidos por la Voluntad Divina a la humanidad, siendo de una naturaleza urgente y relacionada con los próximos eventos y el crecimiento espiritual. Posteriormente, estos mensajes han estado cambiando, y actualmente son llamadas ardientes para recibir el Amor de Dios, Su Misericordia y Su Justicia.

Al comienzo de su misión, su vida de profeta fue bastante privada debido a la Voluntad de Cristo, pero comparte presentemente los Mensajes Divinos a nivel public da conferencias y entrevistas de radio antes de la proximidad de eventos anunciados desde el cielo.

Luz de María percibe que la Palabra de Cristo y la Santísima Madre han gradualmente adquirido diferente magnitud e intensidad antes de la proximidad de acontecimientos previamente anunciados. Cristo le da a conocer de antemano la persecución, la injusticia, la difamación y la calumnia que ella enfrentará de aquellos que rechazan los Llamamientos Divinos y que la persiguen para terminar su misión.  Como un instrumento de Cristo debe seguir el mismo camino de Cristo sobre la Tierra.

Sacerdotes de varios países han permanecido a su lado y la han acompañado, pero es Cristo quien la guía. El Padre José María Fernández Rojas ha estado a su lado como su confesor desde el inicio de las manifestaciones y ha acompañado también a su grupo de oración, el Cenáculo, que incluye a tres religiosas – una parte inseparable del grupo desde su formación hace 24 años.

Luz de María es un instrumento de la Divina Verdad para anunciar las indicaciones de nuestro Señor Jesucristo y de nuestra Santísima Madre, para que los hijos de Dios sigan luchando por su propia conversión y la de todos sus vecinos reconociendo y luchando con fuerza el mal que los rodea en el camino de la salvación – reconocer a Cristo como su redentor personal y seguir el evangelio.

Advertisements
This entry was posted in Español and tagged . Bookmark the permalink.